Le MAT o El Loco

Aunque esta carta es conocida como El Loco, para ser honestos hay que decir que es una traducción inexacta. Le Mat, en francés, que es como se denomina a esta carta en el Tarot de Marsella original no se puede traducir por el Loco. De hecho, no se puede traducir y no tenemos ni idea de lo que puede significar. Puede que sea una palabra que se ha perdido, o, como muchos estudiosos sugieren ser la combinación de las tres letras hebreas Mem, Aleph y Tau. Esta última versión parece la más plausible.

Se conoce tradicionalmente por el Loco porque el personaje parece alguien que camina, sin ton ni son, hacia algún lugar impreciso. Pero, en mi opinión eso es degradar a esta figura que tiene una preponderancia importante entre los Arcanos Mayores.

Esta Carta no está numerada.

Muchos tarotistas le atribuyen el número 0, pero esto tampoco es una buena idea. Si Le Mat (el Loco) no está numerado es porque su o sus creadores no quisieron numerarla. Muchos estudiosos han querido justificar este hecho aduciendo que, si proviene del Antiguo Egipto, estos no conocían o no aplicaban el 0.

En primer lugar, no hay prueba ninguna de que el Tarot provenga de Egipto, por más que haya ligeros indicios y muchos lo deseemos.

En segundo lugar, si eso fuera así y, realmente, la tradición se hubiera transmitido de alguna forma, ya sea a través de los pueblos que emigraron de Egipto, ya sea por Sociedades Secretas, al adaptarlo, en la Edad Media o el Renacimiento, le hubieran otorgado ese número ya que, en esa época, ya se utilizaba.  En mi opinión, la carta no tiene número porque no debe tenerla, ya que su significado e interpretación, se puede poner tanto al principio de la serie de Arcanos Mayores, como al final e, incluso ser intercalada entre ellos, sin que eso afecte a la secuencia. Es más, incluso, hace que ésta tome significados diferentes y muy interesantes.  

Para la descripción de los Arcanos Mayores nos basaremos en el más antiguo y tradicional de todos los que se hallan completos: el Tarot de Marsella.

Analicemos ahora la carta propiamente dicha.

Dejaremos de lado el color del fondo  ya he hecho referencia al mismo en el apartado dedicado al significado de los colores en las Cartas del Tarot.

Nos centraremos pues, en el propio personaje.

Descripción de los elementos y colores de la carta

En este naipe podemos ver un hombre de edad imprecisa que está en movimiento hacia delante. Va vestido de una extraña manera que nos recuerda a un bufón o un titiritero. Lleva un hatillo colgado de un bastón que porta sobre el hombro.  Una parte de su pantalón está roto. Presumiblemente porque el perro que le sigue se lo ah desgarrado, aunque si nos fijamos bien en el lugar en el que el morro del perro se sitúa, no es en el mismo punto en el que el pantalón esta desgarrado y tampoco el perro está con la boca abierta en actitud agresiva, sino que parece seguir trotando alegremente a su compañero.

En la otra mano, porta un bastón, sobre el que no parece apoyarse, sino que va marcando el ritmo.

Va caminando claramente por un camino en medio de la naturaleza, en el que aquí y allá se hallan algunos matorrales.

Sus colores están compuestos por el rojo (actividad), el azul (celestial), el color carne (humanidad), el amarillo (intelecto) y el blanco (realización). El perro es de color naranja y está cortado por la mitad, lo que indica que la parte faltante se halla en el pasado. El suelo mezcla el naranja en varias tonalidades (inteligencia potencial) con el verde en varias tonalidades en los matorrales (naturaleza, regeneración, esperanza).

Los ojos del personaje son de color verde oscuro.

La parte de arriba del gorro o extraño atuendo que porta sobre la cabeza también está cortado, podemos interpretar que está fuera y por encima de esta dimensión terrestre.

En el collar de color azul que finaliza en cada punta por lo que podríamos interpretar como cascabeles, pero también, simplemente, bolitas de color blanco, vemos cinco e intuimos que hay otra oculta bajo el hatillo. Si imaginamos que esa especie de collar continua también por delante, debería llevar otras seis bolitas o cascabeles por el lado delantero. Pienso que representa los 12 signos zodiacales. Curiosamente, hay otras bolitas parecidas sobre el bastón que porta el hatillo, una sobre cada hombro. Si interpretamos que las bolitas son el símbolo de los signos zodiacales ¿podrían esas otras bolitas interpretar los nodos? Puesto que el personaje va del pasado al futuro podrían representar las cualidades kármicas del pasado y el futuro. El bastón que porta el hatillo también es de color blanco, mientras que el que lleva en la otra mano es de color naranja.

Las plantas de color verde que hay en el suelo están también divididas en seis hojas cada una. Una de ellas entre las piernas del personaje y la otra delante del personaje. Las otras dos de color verde ceniciento casi blanco, contienen respectivamente, tres, cuatro y dos hojas de detrás a delante.

En el cinturón lleva cuatro nudos sobre un soporte liso. Cada uno de esos nudos, cuenta con tres pliegues. Otra vez en número 12.  Si maginamos que el cinturón continúa hacia delante de manera simétrica, tendríamos 8 nudos, con tres pliegues cada uno, lo que daría el número 24. De cada uno de esos nudos baja un pliegue de su túnica corta que alterna el color rojo oscuro que desciende de cada nudo con el color rojo más claro que conforma el conjunto de la prenda.

El número 6 se halla también en las rayas de la barba, en el pliegue vertical del gorro, en la punta que culmina en una borla roja y en los pliegues del pantalón. El resto de pliegues del gorro distribuidos de forma irregular suman 24.

El hatillo que porta al hombro tiene 5 pliegues.

Las manos de Le Mat es una de las cosas más sorprendentes de esta carta. La mano que porta el bastón naranja que se dirige hacia el suelo tiene cuatro dedos, pero hay que suponer que el pulgar se halla debajo sujetando el bastón de manera normal. Por el contrario, la mano que porta el hatillo sobre el hombro, solamente tiene cuatro dedos y, se mire como se mire, el otro no puede estar oculto. Muchas personas han querido ver una forma antinatural de sostener el bastón como si fuera retorciendo el brazo hacia atrás, pero si consideramos que es la mano izquierda la que sostiene en hatillo apoyado sobre el hombro izquierdo, ese misterio queda resuelto. El del dedo faltante no.

Interpretación de la Carta del Loco

Este personaje, basándonos en los colores, la posición, los números que contiene, así como los elementos y el misterioso nombre de Le MAT, nos proporciona las siguientes ideas.

Su lema podría ser: me muevo con libertad y no me importa lo que piensen de mí.

Aunque mucha gente piensa que se trata de un Loco, de ahí su nombre, en mi opinión es el menos loco de todos los Arcanos Mayores.

Para empezar, no tiene número, como ya he mencionado anteriormente. Eso por si sólo nos da una idea de que el Loco está fuera de todo el intríngulis en el que se mueve habitualmente el Ser Humano durante su existencia. Se puede colocar en cualquier lugar y en cualquiera de ellos da sentido a las cartas que le preceden o le siguen.

Por otro lado, el nombre. Si consideramos que se trata en efecto de las letras hebreas Mem, Alef y Tau, ya que la conexión khabbalística del Tarot, tanto por la fecha de su aparición, como por los innumerables estudios que han hecho sabios y experto de todos los siglos, tenemos que:

La letra Mem

Mem מ es una de las letras Madres del Alfabeto hebreo. Está formada por dos letras yuxtapuestas, la Caf y la Vav . En su grafía normal es una letra casi cerrada, abierta por abajo, casi como si fuera un útero, mientras un brazo superior se estira hacia arriba. En su grafía de letra final está completamente cerrada.

Su elemento es el agua. Se halla en la posición número 13 del alfabeto. Su valor numérico es 40. Su cualidad es el frío y su interpretación es que el verdadero conocimiento proviene del interior.

No puedo profundizar más aquí sobre las letras hebreas. Pero, con estas nociones, podemos hacernos una idea de que el principio del nombre del Loco, es una indicación de que venimos del mundo superior para encarnarnos en un útero para salir a este mundo, sabiendo por su posición que esto no es sino un viaje hacia la muerte o regeneración (el Arcano 13). Venimos de las aguas del útero, igual que el mundo que conocemos sale de las aguas.

La letra Alef

La letra Alef   es la primera letra del alfabeto hebreo. También es una letra Madre. Está compuesta de tres letras un Vav  central y dos Iod   una en la parte superior y otra inferior inclinadas como formando una x, pero las dos Iod no tocan a la vav.

Alef representa al ser humano (la Vav) que viene del mundo superior, Iod superior, para volver a él, una vez la vida material se extingue, Iod inferior.

Su posición es la primera del alfabeto, su elemento es el aire, su valor es 1 y representa al aliento primero.

La Tau

La letra Tau o Tav ת es la última letra del alfabeto hebreo, la número 22, en su posición. Es una letra Doble, es la letra que cierra el ciclo. Está formada por una Resh ר y una Nun נ. La letra Resh que es la primera de la composición ya que el hebreo se escribe de derecha a izquierda, significa, comienzo, cabeza, superior y la Nun significa, semilla, pez, vida, continuidad, sabiduría. Si juntamos ambos conceptos la letra Tau sería algo así como el principio del fin que culmina con la sabiduría y es a su vez la semilla de la continuidad.

Su posición en el alfabeto es la 22, y su valor es 400.

Teniendo todo esto en cuenta, MAT podría ser la persona que llega al mundo desde el mundo superior a través de un útero materno desde las aguas primordiales, pasa por el mundo que se encuentra entre lo superior y va a terminar su existencia en el retorno hacia los superior dejando su semilla para la continuidad.

Su valor guemátrico es Mem (40) + Alef (1) + Tau 400 = 441, que reducido teosóficamente suman 9. El Arcano 9, el Ermitaño parece conducir a las personas hacia un camino reservado solo a unos pocos, ocultando la luz al resto. ¿Será esa la Luz hacia la que se dirige el Loco?

Lo que está claro es que es un personaje dinámico, alegre, en movimiento, al que nada le para gracias a sus zapatillas rojas, con las que, quizás, como en el cuento, no deja de bailar. No tenemos muy claro hacia donde se dirige, pero probablemente su viaje será pasar por todos los signos del zodiaco para completar la Rueda, con su karma pasado y futuro encima de los hombros. En su hatillo puede llevar cualquier cosa, lo poco que necesita para su viaje, lo cual indica que no se preocupa por ninguna carencia. Pasa firmemente por la Naturaleza y lleva un alegre compañero que le sigue, por lo tanto, el Loco no está solo, cuenta su parte espiritual, su parte animal y le acompaña también la naturaleza que, sin duda, le provee de lo necesario en su camino.

Le Mat, el Loco, es el comienzo en su estado puro, con un camino de infinitas posibilidades que se abre ante él y que no teme a los retos que pueda encontrar.   

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver política de cookies
Privacidad